CINCO ELEMENTOS QUE HACEN DE VALONIA LA REGIÓN IDÓNEA PARA PASAR EL PUENTE DE NAVIDAD

Valonia la región del sur de Bélgica, se alza como un destino turístico atractivo situado en el corazón de Europa. Esa zona destaca en especial por cinco “componentes” que integran su esencia: características intrínsecas de Valonia que la convierten en un destino que se postula como un enclave sugerente para disfrutar de una forma diferente.

El primero de ellos, es que Valonia es considerado Tierra de Agua, por sus manantiales de aguas termales,  de modo que muchos son los establecimientos de hidroterapia, populares desde sus orígenes en el siglo XVI.

Otro factor distintivo es el turismo histórico. Se trata de una tierra que alberga escenarios de batallas del pasado. Algunos de los enclaves históricos son: el Memorial de Waterloo 1815, un museo que hace revivir la batalla final que Napoleón perdió contra Wellingon y la zona de las Ardenas, una de las zonas más sangrientas de la Segunda Guerra mundial.

También es una región polifacética con un gran número de actividades que practicar. Una de ellas es el senderismo  por la geografía ligeramente montañosa. A su vez, lo es el ciclismo  o ir en caballo.

Además,  tiene grandes sorpresas para los amantes de la naturaleza, un ejemplo son las cuevas de Han, en ellas se encuentra recorridos espeleológicos por los sotanos diseñados para los turistas más “adrenalínicos”.

Finalmente, las calles de esta localidad están invadidas por luces mágicas, decoraciones festivas y mercados.  Cuenta con el mercado más grande de Bélgica, en él se puede encontrar  exposiciones de bolas de navidad, decoración, y ornamentos.