El sector nupcial demuestra su auge en la edición más exitosa de 1001Bodas con un 25% más de asistencia  

El Salón organizado por IFEMA recibió a más de 20.000 visitantes con la presencia de 300 marcas procedentes de toda la Península Ibérica y con la incorporación de presencia internacional entre los expositores.  

 

La edición vigésimo primera de 1001 Bodas ha puesto el broche de oro con los mejores datos conseguidos hasta la fecha: más de 20.000 visitantes que han pasado por el pabellón 14 durante los días 25, 26 y 27 de octubre. Este dato constata un aumento del 25% de asistencia respecto a la edición anterior de 2018.

El salón más importante del sector nupcial de la Península Ibérica ha logrado atraer a visitantes, expositores y medios de comunicación con un amplio y diverso abanico de posibilidades para el gran día. Entre las opciones encontramos desde un reportaje fotográfico y vídeo hasta el alquiler de coches para el día de la boda, pasando por viajes para la luna de miel, restauración y fincas, trajes para los novios, alianzas o wedding planners…

La ilusión y la búsqueda de proveedores para el gran día de los futuros novios es el motor principal de la asistencia a feria. Con una afluencia de público, en su mayoría, procedente de Madrid y Toledo, cada vez son más los interesados que viajan desde capitales como Sevilla, Málaga, Córdoba, Barcelona y Zaragoza para disfrutar de 1001Bodas.

Tendencias nupciales

Las parejas decididas a casarse eligen las ceremonias civiles en un 80% frente al 20%, que deciden darse el Sí quiero por lo religioso. Si volvemos la vista a 2008, la cifra era de un 50% en ceremonias religiosas y 50% en ceremonias civiles. Respecto a la edad media de los novios, ha aumentado en los últimos años, llegando a los 35 en mujeres y 38 en los hombres.

 La apuesta por vestidos tradicionales para ellas sigue con fuerza pero se abren hueco las novias que se atreven con un smoking o traje de chaqueta y pantalón para su gran día. Para ellos, los trajes de corte clásico son los más demandados, aunque las versiones más arriesgadas han tenido muy buena acogida entre los asistentes.

En cuanto a los viajes, Japón y Maldivas se convierten en los destinos más deseados, aunque la luna de miel es de los aspectos que más varía de una pareja a otra. Para los invitados cada vez los regalos son más originales, desde bombones recubiertos de chocolate hasta un kit antirresaca para que los asistentes a la boda puedan recuperarse lo antes posible de los excesos vividos en la celebración.