La sal de la vida

El apoyo de proveedores locales asegura hábitats naturales

Lush muestra el impacto de la compra directa de sal marina tanto en los proveedores como en su entorno como un ejemplo líder en la industria cosmética. Lush compra sal marina a cuatro productores diferentes: dos tienen su sede en Portugal, uno en España y uno en Croacia. Todos utilizan técnicas de cosecha tradicionales, produciendo sal de alta calidad mientras contribuyen activamente al mantenimiento del ecosistema que rodea su lugar de trabajo.

Una visita a las salinas de Portugal

Las salinas de Samouco, en el estuario del Tejo en Portugal, es un lugar de importancia internacional para las aves migratorias, donde pueden alimentarse, anidar y reproducirse en humedales, salinas y pantanos. Allí se puede encontrar una gran riqueza de vida vegetal, con más de 400 tipos de plantas. En el siglo XX, estas marismas fueron abandonadas en favor de la sal producida químicamente más baratas en Francia y España. Ahora han sido revividas teniendo en cuenta a la naturaleza. De esta manera, la cosecha a mano tradicional de sal regresa al área para dar vida en más de un sentido. Debido al aumento global del nivel del mar y al desarrollo de las ciudades, las marismas se encuentran entre los hábitats más amenazados. Comprar sal, hinojo o flores secas de estos apasionados productores les ayuda a preservar este ecosistema indispensable. Los cristales de sal están libres de pesticidas, desechos, metales pesados y radiactividad. No tienen refinación total para garantizar que todos los oligoelementos naturales estén presentes para brindar el máximo beneficio a la piel.

El impacto de la sal en los cosméticos

La sal marina cosechada a mano y utilizada en el exfoliante Ocean Salt y el champú Big es rica en sodio, magnesio y otros minerales. La limpieza de la piel con productos llenos de sal marina es una excelente manera de beneficiarse de estos minerales y de las propiedades antisépticas y astringentes naturales de la sal, que también ayudan a iluminar la piel al aumentar la circulación. La sal marina cosechada a mano limpia, suaviza e hidrata la piel de manera eficiente y elimina las células muertas de la piel. En productos capilares, aumenta el volumen y el brillo del cabello. Es un conservante natural que puede ayudar a mantener los productos limpios y libres de microorganismos cuando se utiliza en cantidades apropiadas.

Envío sostenible

Después de seleccionar el proveedor en Portugal, Lush quería ir un paso más allá y reducir la huella de carbono del producto a lo largo de todo su ciclo de producción y especialmente durante su fase de envío. Lush encargó un velero en 2018, que transportó una tonelada de sal de Portugal a Dorset, Reino Unido, después de un viaje de cuatro semanas. Este método de envío tradicional sigue siendo uno de los más sostenibles, lo que alentó a Lush a utilizarlo por segunda vez en 2019 para entregar 11 toneladas de sal portuguesa y 6 000 latas de corcho.